Calendario
agosto 2014
L M X J V S D
« jul    
 123
45678910
11121314151617
18192021222324
25262728293031
Encuestas
Sorry, there are no polls available at the moment.

Tenencia, reemplacamiento y deuda: apuesta gabinista en 2013

En la oscuridad de la madrugada, como lo acostumbra el gobierno del cambio, la Cámara de Diputados sesionó para aprobar, apresuradamente, la Ley de Ingresos que envió el gobernador Gabino Cué, a través de su secretario de Finanzas, Gerardo Cajiga Estrada

Es una ley con muchas necedades, entre ellas, la más inútil que es el mantenimiento del pago de la TENENCIA vehicular, en contrapelo con todas las disposiciones federales y de la mayoría de los estados que han derogado este absurdo e injusto impuesto.

A pesar de ver la persistente realidad de que los oaxaqueños se resisten a pagar la tenencia vehicular, el secretario de Finanzas se resiste a aceptar su error y enmendar su torpeza.

Él mismo lo reconoce en el documento que envió a la Cámara de Diputados al proponer que, para este año, el gobierno espera recibir por concepto de pago de tenencia sólo la cantidad de 145 millones 371 mil pesos y no los poco más de 350 millones de pesos que presupuestó el año pasado.

La terca realidad le demostró que, este año, la mayoría de los oaxaqueños emplacó sus vehículos en otros estados. En el Istmo de Tehuantepec lo que se ve en las calles y carreteras son vehículos con placas del estado de Chiapas, mientras que en la Cuenca, portan placas del estado de Veracruz; en la Mixteca, del estado de Puebla y ahora también del Distrito Federal; en la Costa, son de Guerrero; y en Valles Centrales, lo más común es observar vehículos emplacados en el Distrito Federal o el estado de México.

Muy pocos vehículos portan placas de Oaxaca y son del trienio pasado, y los que traen placas actualizadas son quienes tienen necesidad de ellas: taxistas, camiones de carga y algunos incautos desconocedores de las grandes ventajas de emplacar en otros estados.

Otra de las cosas absurdas que Gerardo Cajiga propone para este año es el REEMPLACAMIENTO de todos los vehículos que circulan en la entidad. No conforme con obligar a los oaxaqueños a pagar el injusto impuesto de la tenencia, el próximo año pretende obligar a todos a cambiar las placas, porque según él, lo impone una disposición federal.

Hasta donde todos sabemos, todas las cuestiones de cobros de derechos e impuestos de este tipo son prerrogativas propias de los estados, sólo a los gobiernos locales les corresponde tomar una determinación para implantar determinado impuesto, como la tenencia, el emplacamiento y los derechos de uso vehicular. A la federación le corresponden otro tipo de impuestos, como el Impuesto al Valor Agregado y el Impuesto Sobre la Renta, entre otros.

Ninguno de los gobiernos puede ni debe entrometerse en las responsabilidades de los otros. Así que es al gobierno estatal, el Ejecutivo, quien tiene la responsabilidad de proponer al Poder Legislativo el establecimiento de este tipo de impuesto.

Es una verdadera mentira y una cobardía, que el secretario de Finanzas aduzca que por una disposición federal, los diputados locales deben aprobar otro impuesto más sobre la castigada economía de las familias oaxaqueñas.

En todo caso, el gobierno de Gabino Cué, a través de su secretario de Finanzas, debía asumir su responsabilidad y decir con entereza que ha malgastado el dinero con pagos locos al magisterio y contraído obligaciones financieras con los sindicatos de la Secretaría de Salud que hacen de las finanzas públicas un verdadero desastre, por lo que necesita más impuestos, además de endeudar más a los oaxaqueños.

Lo que es la siguiente media verdad de la Ley de Ingresos. Gerardo Cajiga reconoce que en menos de dos años han endeudado al estado por un monto total de cinco mil 400 millones de pesos, incluyendo los últimos 300 millones de pesos que en octubre pasado autorizó esta legislatura; un poco más de lo que en seis años adquirió como deuda el anterior gobierno.

Quizá pensando en superar al régimen que le antecedió, ahora Gabino Cué propuso dos nuevos endeudamientos: 500 millones de pesos para subsanar los desastres naturales (para cubrir este mismo concepto ya pidió antes casi dos mil millones de pesos) y otros dos mil 400 millones de pesos de deuda para unos futuristas y utópicos proyectos en el Istmo de Tehuantepec, además de programas de salud para los cuales la federación también invertirá dinero en el Presupuesto de Egresos de la Federación de 2013.

Casi parece que el gobierno del estado está previendo los gastos electorales que erogará en 2013 para alcanzar el sueño dorado de controlar los municipios y la Cámara de Diputados, sin los pedigüeños de hoy. Ganar cuesta mucho, y Gabino va por más deuda y absurdos impuestos para los oaxaqueños.

Los comentarios están cerrados.

      a