Calendario
julio 2014
L M X J V S D
« jun    
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
28293031  
Encuestas
Sorry, there are no polls available at the moment.

La nueva Ley de Pensiones de Oaxaca

 

“El que no está conmigo, está contra mí.”

Lucas 11, 15-26.

El sistema de pensiones para los trabajadores al servicio del Gobierno del estado de Oaxaca requiere modernizarse, ajustarse y adecuarse a las exigencias y condiciones imperantes en la sociedad actual.

El problema no es sencillo, requiere de análisis, evaluación y diseño de instrumentos legales, financieros, demográficos y administrativos que estructuren un sistema eficiente y eficaz para la provisión y financiamiento de las pensiones de los trabajadores.

Sin embargo, la iniciativa de Ley de Pensiones para los Trabajadores del Gobierno del Estado de Oaxaca que presentó el Ejecutivo estatal no responde a la necesidad de capitalización financiera que argumenta el gobernador Gabino Cué Monteagudo; tampoco a la confianza y responsabilidad que dice asumir para cumplir con su obligación patronal de brindar seguridad social de los trabajadores del Gobierno; mucho menos a la transparencia y rendición de cuentas de la que tanto presume el supuesto “régimen del cambio”; y por su puesto, nada tiene que ver con el bienestar y el progreso para todos los oaxaqueños, que tanto difunde la publicidad gubernamental.

La política pública de seguridad social debía ser diseñada e implementada con conocimientos técnicos y financieros, con sistematización y procesos administrativos y un marco jurídico adecuado, pertinente, acorde a las necesidades y exigencias públicas.

Hasta el día de hoy, Gabino Cué Monteagudo no ha explicado a qué se refiere con la insuficiencia financiera, la descapitalización del fondo de los trabajadores. No puede, como siempre, alegar y evadir su responsabilidad con los fantasmas del pasado. Es más, no puede evadir el hecho de que varios de sus principales funcionarios, empezando por el presidente del H. Tribunal Superior de Justicia, Alfredo lagunas Rivera, sea uno de los que ayudaron a descapitalizar el Fondo de Pensiones, siguiéndole el anterior director de Pensiones, Carlos Melgoza Martín del Campo, además de la diputada Clarivel Rivera Castillo, y el nuevo director de esa oficina, José Luis Abad Guzmán.

Por eso, no es extraño que –ahora- todos pidan cuentas de lo que está ocurriendo en esas oficinas, pero tampoco llama la atención el silencio de la secretaria de la Contraloría, Perla Marisela Woolrich Fernández, quien hasta el momento no ha hecho declaración alguna –como es ya su costumbre-, pero que, junto con el actual director de Pensiones, José Luis Abad, deben aclarar el destino y aplicación de los recursos que integran el Fondo de Pensiones.

No se puede alegar, insuficiencia, sin primero informar las causas y los responsables, aun cuando éstos puedan ser amigos y allegados del gobernador en turno.

Gabino Cué ha sobrevalorado su índice de aceptación y aprobación gubernamental, creyó ingenuamente que su iniciativa sería aprobada sin el menor contratiempo, gracias a sus personeros y serviles diputados de los partidos PAN, PRD, PT, y Movimiento Ciudadano, quienes no hay chistado al aprobar cuanta barbaridad les ha enviado el Ejecutivo.

La corrupción -que no es sólo saqueo económico, sino también ineficiencia e ineficacia para administrar los recursos del Fondo de Pensiones- es el motivo principal de la insuficiencia, pero de eso no reveló nada Gabino, ni la Contralora estatal; por el contrario, su silencio es parte de la complicidad con los actuales beneficiarios del saqueo de Pensiones; es más, nos atrevemos a pensar que las modificaciones a la vieja Ley están hechas para evitar que algún día algún otro Poder pida cuentas de lo actuado ahí.

Los trabajadores gubernamentales, con sus quejas y repudio, no piden nada extraordinario, sólo lo justo por sus años de trabajo. El gobierno debe de cumplir su obligación, y ser justo y equitativo; la igualdad jurídica presupone que todos somos iguales en derechos ante la ley, los trabajadores exigen la garantía de una pensión digna y suficiente, como la que recibe el ex magistrado, diputado local del PAN-PT, amigo cercano al gobernador y precandidato al Senado de la República, Raúl Bolaños (Cacho) Guzmán, que está muy bien pensionado, además de cobrar la dieta de diputado local.

Aprobar la nueva Ley de Pensiones, como la envió el gobernador, es una verdadera locura, a pesar de contar con la anuencia de la servil mayoría de los diputados coaligados en la Cámara de Diputados. Una acción como ésa, en Oaxaca, se recordará por siempre como la acción de Calígula, aquel Emperador romano, loco de remate, que hizo senador a su caballo, con el beneplácito de todos los senadores romanos.

 

 

 

 

 

 

 

Los comentarios están cerrados.

      a